Encadenados

I

Ya su tiempo está cumplido,
la vida deudas le deja,
no condena, ni se queja,
más allá de lo debido.
Nada le pide a la suerte,
en su sitial quiere estar
en paz y sin molestar
hasta que llegue la muerte.

II

Paco, lo supe ayer, ha fallecido,
la vida se le fue sin previo aviso;
la muerte duele más de lo preciso
cuando le pones cara y apellido.

III

Una cicatriz de brea
torna siniestra la aldea;
cruel costurón desmañado
que antes de ser carretera
un día camino fuera
por el que anduvo el ganado.
Ya no hay sonar de esquilones
muerta la majada está,
y la noria llorará
cieno por los cangilones.

IV

La brisa reza en el huerto
del ángelus la oración
y apurando la ocasión
la campana toca a muerto.

V

Antes aquí, señor, había una plaza;
una fuente, tres bancos y un cerezo
hoy, ya ve usted, con hierros y argamasa
nos venden plutocracia por progreso.

VI

Habilita el medroso de prudencia
lo que es debilidad, ciega obediencia.
Con igual sumisión que va el cordero
mañana irá el cobarde al matadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *