Soneto triste

Arañazos de lluvia en los cristales,
de catafalco y plomo vino el día.
muere la tarde de melancolía,
sobre un lecho de alfombras otoñales.

Desde profundidades abisales,
bejucos de nostalgias y agonías
emergiendo de oscuras galerías,
trepan hacia la luz las soledades.

Del túmulo futuro, la certeza
se hace escarcha, congela los salones,
y a un dios castrado el alma se confiesa.

Porque ungido de espinas y aguijones,
anhelando del alba la promesa,
el miedo se amortaja en los rincones.

CC-BY-NC-ND

Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio está sujeto a una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin derivaciones 4.0. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International license.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *