A degüello, Mari Carmen

La primavera ha llegado.

El sol se muere de risa

y comenta con la brisa:

¡Hay que ver, cómo ha engordado!

La tarde aporta, concisa:

Está rolliza y hermosa.

Hay quién diría adiposa,

sugiere la hierbaluisa.

El pulgón tienta a la rosa:

¡Churri, déjate querer!

¡Tú solo quieres morder!,

le responde, ella, melosa.

Baja el gorrión a beber,

al hilillo del regato.

La gata le dice al gato:

¡Anda, déjalo correr!

El amor, que anda cegato,

junta al oso con la grulla.

¡Cada uno con la suya!, 

defiende ella el celibato.

Muda el cura de casulla,

van a misa las devotas

y en el cielo, las gaviotas,

no dejan de meter bulla.

La tarde cuelga las botas, 

una nube aventurera, 

por tontear con la acera

hace caer unas gotas.

Cosas de la primavera,

que aunque venga rellenita,

le sabe a gloria bendita,

soltarse la cabellera.

CC-BY-NC-ND

Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio está sujeto a una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin derivaciones 4.0. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International license.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *